1.3.09

Tras llamar a la puerta... contestaste

Parecía menuda, cuando la ví por primera vez.

La primera impresión no es siempre la que vale, aunque de pistas. Me presenté yo, al más puro estilo, con un saludo, un "te apetece que hablemos", y unas frases compartidas poco después.

Me sorprendió la vitalidad con que intensamente contestabas. Esa vitalidad que tienen las personas que aprovechan y exprimen los momentos, sacando todo el jugo a las relaciones humanas.

Ya tus palabras, Mayka, se marcan un baile con el otro, y le invitan a soltarse, a ser el mismo, a despojarse de prejuicios, de ideas y valores preconcebidos. Desde el principio diste a entender, que lo bueno de la vida no son las experiencias que vivas, sino con qué intensidad las vivas. Frescura "made in May".

Seguramente en estos momentos andará su mente pensando en si el traje de faralae que ha escogido le va a sentar estupendamente -bueno, dada la hora, probablemente esté sino dormida, camino del tercer sueño-. Estas sevillanas, lo llevan en el ADN, creo yo. Yo de bailar sintiendo la música muy dentro, y dejando que salga fuera con fuerza.

Te gusta vestir con colores alegres y muy intensos, algo que reconozco me gusta, pues para ver gentes de lo más variado, con su ropa color gris, su coche gris, hasta su casa gris... Hasta en la naturaleza, y mira que hay millones de colores, lo que se dice gris, no se ve casi nada. En eso harás bien, Mayka, en potenciar tu belleza y cuánto tu eres con colores que reflejen tu estado de ánimo.

Estuvimos unos meses desconectados. Seguramente quiso recuperar un espacio personal, encontrarse a si misma a la vuelta de la esquina, y compartir un café una tarde de invierno -si es que hay invierno como tal en Sevilla- con sus pensamientos, sus sentimientos y su espíritu. Y vaya si lo recuperaste, amiga! Volver a encontrarte, fue un viento intenso, fresco y lleno de sonidos, que anuncia experiencias nuevas.

Quien sabe. May igual es capaz de reinventarse a cada momento sin dejar de ser.

A veces inquieta. Otras pensativa. Unas más alegre y dispuesta. Curiosa y abierta a compartir siempre. Con sus bajos momentos. Con sus cabreos y su furia (por suerte muy pocas veces) -como todo ser humano, todos tenemos momentos emocionales mejores y peores-.

La cuestión que me surge ahora es: ¿Qué decir de ella? ¿Cómo describirla? Si, ya se, alguno me dirá si se me ha ido la pinza o me falta algún hervor en la cabecita, con todo lo que de ella he dicho en el texto arriba escrito. Y no, para mi al menos, no he comenzado todavía a hablar de ella. Pues es mucho más que todo eso, os lo puedo asegurar... 

3 comentarios:

Maria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maria dijo...

hola vilo

te deje un premio en mi blog ENCAJES Y PECADOS

UN BESITO

Vilo dijo...

Simplemente... gracias!